Por Carmen del Puerto - IAC

Las constelaciones de Bayer: animales exóticos de los Mares del Sur

Grabado de Uranometría (edición de 1661) de Johannes Bayer
Grabado de Uranometría (edición de 1661) de Johannes Bayer con 12 nuevas constelaciones del hemisferio sur. Imagen cortesía del Departamento de Historia de la Ciencia de la Universidad de Oklahoma (EEUU).

A principios del siglo XVII, el astrónomo y abogado alemán Johannes Bayer (1572-1625) actualizó la lista de Ptolomeo de 48 constelaciones añadiendo 12 nuevas del Hemisferio Sur. Su atlas celeste Uranometría (literalmente “medida de los cielos”), publicado en 1603, fue el primer atlas de estrellas moderno: en él clasificaba muchas de las estrellas perceptibles a simple vista (unas 2.000), basándose en las determinaciones de posiciones estelares y magnitudes realizadas por su colega contemporáneo danés Tycho Brahe. Uranometría es, además, una obra magníficamente ilustrada, con grabados sobre placas de cobre, para conocer las constelaciones y la mitología asociada con sus nombres.

Bayer inició una tendencia innovadora en la nomenclatura dando nombres exóticos de los Mares del Sur a las doce nuevas constelaciones. “Les dio nombres de bestias y de aves exóticas y llenas de color, con nombres que se traducen como Pavo Real, Tucán, Grulla, Camaleón, Pez Volador y Serpiente de Agua, por ejemplo. De algún modo, estaba siguiendo la tradición de la antigüedad, por cuanto los términos escogidos eran nombres de criaturas. Pero su naturaleza exótica se escogió expresamente por encontrarse en el hemisferio sur, lo que le daba un carácter a la vez tradicional y original.”

En su catálogo, Bayer también utilizó por primera vez el sistema basado en el alfabeto griego, asignando a cada estrella visible en una constelación una de las 24 letras griegas; así, la estrella más luminosa generalmente se llamaba alpha (α), la siguiente en intensidad beta (β), y así sucesivamente. Para las constelaciones con más de 24 estrellas visibles, Bayer completó su listado con letras latinas. La nomenclatura que este astrónomo desarrolló todavía se usa y se ha extendido hasta 1.300 estrellas.

A continuación se relacionan las constelaciones de Bayer con su nombre castellano seguido entre paréntesis del término latino, del genitivo y de la abreviatura oficial según la Unión Astronómica Internacional:

 

AVE DEL PARAÍSO (Apus/Apodis/Aps)

CAMALEÓN (Chamaeleon/Chamaeleontis/Cha)

DORADA O CARPA DORADA (Dorado/Doradus/Dor)

GRULLA (Grus/Gruis/Gru)

HIDRA AUSTRAL O SERPIENTE DE AGUA MACHO (Hydrus/Hydri/Hyi)

INDIO (Indus/Indi/Ind)

MOSCA AUSTRAL O ABEJA (Musca/Muscae/Mus)

PAVO O PAVO REAL (Pavo/Pavonis/Pav)

FENIX (Phoenix/Phoenicis/Phe)

TRIANGULO AUSTRAL (Triangulum Australe/Trianguli Australis/TrA)

TUCÁN (Tucana/Tucanae/Tuc)

PEZ VOLADOR (Volans/Volantis/Vol)

*ROOM, Adrian. Dictionary of astronomical names. Routledge. London, 1988. Pág. 17.Texto en inglés: “He called them after rare and colourful birds and beasts, with names translating as Peacock, Toucan, Crane, Chameleon, Flying Fish and Water Snake, for example. In a sense he was following the tradition of the ancients here, inasmuch as his names were those of creatures. But their exotic nature was specifically chosen for their southern location, making them both traditional and yet original”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *