Go to Top

Estudiantes canarios de Educación Secundaria descubren dos estrellas variables

Alumnas y alumnos de segundo de ESO del IES El Calero, descubridores de las estrellas variables TYC 3224-2619-1 y GSC 03224-01689. Crédito: IES El Calero.

17/03/2017

Estos alumnos y alumnas del IES El Calero, participantes en el Proyecto Educativo con Telescopios Robóticos (PETER) que coordina el Instituto de Astrofísica de Canarias, son los más jóvenes en educación formal que han hecho un hallazgo de este tipo.

Dos grupos de segundo de ESO del IES El Calero, en Telde (Gran Canaria), han descubierto, junto a su profesor de Matemáticas, dos nuevos sistemas binarios eclipsantes, gracias a observaciones realizadas con dos telescopios de 40 centímetros pertenecientes a la red del Observatorio Las Cumbres (LCO), uno en el Observatorio del Teide (Tenerife) y otro en Hawái, un telescopio del Observatorio de la Agrupación Astronómica de Gran Canaria (AAGC) y datos de archivo. Estos alumnos y alumnas se han convertido en los más jóvenes del mundo en lograr semejante hazaña dentro de un proceso de Educación Formal, existiendo precedentes a tan temprana edad solo en campamentos especiales para alumnado con talento matemático de distintas Universidades de Estados Unidos o en iniciativas particulares.

Los datos obtenidos y analizados por el alumnado del IES El Calero fueron enviados al sitio web International Variable Star Index (VSX) de la American Association of Variable Star Observers (AAVSO), que es la organización que recoge, evalúa y publica las observaciones de estrellas variables, manteniendo una base de datos internacional utilizada tanto por astrónomos profesionales como aficionados. Esta asociación verificó que las estrellas no estaban clasificadas previamente como variables, reconociendo los descubrimientos y otorgando certificados al alumnado y profesor del IES El Calero.

Los dos sistemas descubiertos son estrellas binarias eclipsantes de contacto, pares de estrellas que orbitan en torno a un centro de masas común y que están tan cerca la una de la otra que llegan a tocarse y compartir su capa exterior de gas. Además, el movimiento de estas estrellas en su órbita se produce en el mismo plano en el que se encuentra la Tierra, lo que provoca eclipses en nuestra dirección de visión. Al estar las estrellas tan juntas, las vemos como un único objeto y lo que se observa son variaciones en el brillo del sistema debidas a los eclipses. Por este motivo, las binarias eclipsantes de contacto se clasifican dentro de las estrellas variables.

Más información:

Nota de prensa del descubrimiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *