Ministerio de Economía y Competitividad Gobierno de Canarias Universidad de La Laguna CSIC Centro de Excelencia Severo Ochoa

Prensa y Multimedia

Cielos estrellados y desarrollo sostenible

21 Abr. 2017

La sesión del jueves del congreso “Preserving the Skies” en La Palma finalizó con intervenciones de representantes de organismos supranacionles, como la UNESCO y la Organización Mundial del Turismo, así como con un resumen histórico de la iniciativa Starlight y de los destinos y reservas que se han acreditado por la calidad y protección de sus cielos.

La directora y representante de la oficina de UNESCO en México, Nuria Sanz, analizó los criterios para sitios Patrimonio Mundial de la Humanidad relacionados con la Astronomía y se refirió a tres maneras de afrontar lo que al respecto puede pasar con la Astronomía de cinco a diez años. Aconsejó explorar algunos criterios (en concreto el 6 y el 8, que recogen aspectos culturales y naturales que podrían relacionarse con el cielo), insistiendo en que es fundamental colocar todo el conocimiento asociado en una agenda mucho más amplia. “Es un asunto –destacó- de conservación en el sentido integral. Preservar los cielos oscuros es no perder la conexión con el Cosmos.” Comentó que habría que elevar las conclusiones del congreso “Preserving the Skies” a un foro técnico que posteriormente lo elevara a un foro político, apelando al “derecho internacional público para avanzar en este sentido porque las ventanas para observar al cielo van a quedar menguadas de aquí a diez años”. Según ella, sería muy positivo que la astronomía fuera contemplada como un patrimonio común de la humanidad, porque es una fuente social de desarrollo para el futuro. Esto habría que saberlo contar a todos los niveles. “Ahora es el tiempo de la cooperación internacional y es importante sacar a la astronomía de esa concepción restringida, demasiado minimalista, y mostrar su verdadero valor. El conocimiento científico puede ser una revolución. La convención del Patrimonio Mundial no vale para todo, y los valores de la astronomía deben ser reivindicados”. Y sugirió que el derecho del Mar, que tardó 40 años en llevarse a cabo, podría ser muy inspirador para lo que puede pasar con la astronomía en los próximas décadas”. También se refirió a la necesidad de especialización en la comunicación y en los medios, reivindicando el valor de los periodistas especializados para llevar a cabo esta tarea.

Yolanda Perdomo, de la Organización Mundial del Turismo (OMT) de Naciones Unidas, habló de la promoción del turismo científico y sostenible. “Adoptado en 1999 por la Asamblea General de la UNWTO, el Código Global de Ética para el Turismo –explicó- es el manual clave que recoge un amplio conjunto de principios diseñados para orientar a los actores principales en el desarrollo del turismo: gobiernos, industria turística, comunidades y turistas.” Dio el dato de que el turismo se incrementa en una media de 43 millones de personas al año. “Además de las redes, la OMT –señaló- también trabaja en la promoción de grupos de trabajo, que sirven como punto de partida para reunir a los miembros afiliados que comparten intereses en sectores específicos del turismo para fomentar el intercambio de conocimientos especializados. Actualmente hay seis, y el cuarto se dedica al turismo científico, liderado por la Fundación Starlight”. Y añadió: “El programa de miembros afiliados busca la colaboración con otras instituciones para conseguir innovar en este campo, y el astroturismo es una de las mejores opciones. El turismo se enfrenta ahora a una falta de liderazgo que antes ejercían los touroperadores, los cuales sabían lo que los consumidores querían. Pero Internet ha cambiado todo. Y el principal reto al que se enfrentan es saber lo que quiere el consumidor ahora.” Concluyó recordando que “2017 es el año internacional para el desarrollo del turismo sostenible, y que el turismo puede ser una gran oportunidad para todos si se lleva a cabo de manera responsable.”

Iniciativa Starlight

Hace ahora exactamente 10 años que se celebró en la isla de La Palma, bajo una acción promovida por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la I Conferencia Internacional en Defensa del Cielo Nocturno y el Derecho a Observar las Estrellas, en la que se materializó la redacción de la “Declaración Starlight de La Palma”. Esta Declaración contiene todos los principios y recomendaciones para la protección del cielo oscuro como un patrimonio cultural, científico, medioambiental y turístico para la humanidad. Nació así la Iniciativa Starlight como una llamada mundial a reforzar la importancia que tiene un cielo nocturno no contaminado como factor de calidad de vida, ayudando a difundir los beneficios directos e indirectos, tecnológicos, económicos y culturales, asociados a la observación de las estrellas.

Antonia María Varela, investigadora del IAC y representante de la Fundación Starlight, recordó estos comienzos que dieron lugar a la creación de la Fundación Starlight como entidad con personalidad jurídica propia y con capacidad de actuar para gestionar todos los principios de la Declaración de La Palma en todo el planeta. Una manera de unificar la protección del cielo nocturno, la difusión cultural de la astronomía, el alumbrado inteligente y el turismo de estrellas, a través del sistema de Certificaciones Starlight (Reservas y Destinos Turísticos y otras modalidades). Esta certificación se concede a aquellos entornos naturales caracterizados por la excelente calidad de sus cielos y donde se establece un compromiso expreso de implantación de medidas para mejorar la calidad del cielo nocturno y para la difusión de la astronomía a través un turismo sostenible como es el turismo de estrellas.

La primera certificación fue otorgada en el año 2012, siendo la Palma y Alqueva las dos primeras Reservas Starlight, y a fecha de hoy hay 17 Destinos Turísticos Starlight, 10 Reservas Starlight, 35 alojamientos y otras 7 certificaciones especiales. Una condición indispensable para obtener una Certificación Starlight es la Adhesión a la Declaración de La Palma por las administraciones públicas y/o privadas que gestionan el territorio. Actualmente hay más de 250.

“Este aniversario –concluyó la investigadora del IAC- es un llamamiento a toda la sociedad a concienciarnos y a tomar medidas por el derecho a un cielo estrellado para las generaciones futuras ante la seria amenaza, no sólo para la ciencia, sino para toda la humanidad, que supone apagar las estrellas.”

Ana Castañeda, técnica de Turismo del Cabildo de La Palma, hizo un recorrido histórico por el desarrollo del astroturismo en La Palma: desde el establecimiento del Observatorio del Roque de los Muchachos en 1985, y cuyas visitas al mismo han aumentado en un 30%, hasta las certificaciones de Reservas Starlight de 2012. Sin duda, la Isla está liderando este campo con diferentes iniciativas y enumeró una serie de ejemplos, como, cursos, ciclos de cine inspirados en las estrellas, conciertos, concursos de astrofotografía, experiencias gastronómicas, merchandising y eventos como Technarte, Astrofest, STARMUS, el Paseo de las estrellas en Santa Cruz de La Palma, etc. Todo ello ha tenido un gran impacto en los medios de comunicación “Pero lo más importante –subrayó- es que la población ha interiorizado el valor de mirar las estrellas”.

Salvador Ribas, del Parc Astronomic del Montsec en Cataluña, habló de cómo la protección del cielo en este parque ha contribuido al desarrollo y la conservación de áreas rurales. “Montsec –explicó- es una cordillera calcárea de más de 40 km de longitud en territorio de Cataluña y Aragón, al noreste de la Península Ibérica. La parte catalana incluye alrededor de 20 municipios. Esta área mostró excelentes parámetros para el desarrollo de actividades centradas en la astronomía y los cielos oscuros. Por esta razón, la Generalitat de Catalunya promovió la creación y el desarrollo del Parc Astronomic Montsec como una herramienta de ayuda al desarrollo económico de la región, que ha dado la oportunidad de detener la pérdida de población y la creación y modernización de nuevas instalaciones turísticas relacionadas con cielos oscuros y actividades astronómicas. En 2013, más de 1.700 km2 fueron declarados Destino Turístico Starlight y parte de esta zona se convirtió en Reserva Starlight. Desde 2012 se realizan análisis del impacto económico y social en la zona y en 2014 se realizó un nuevo estudio de cómo los visitantes del Parque participan en la economía local y en actividades alternativas en el área del Montsec, generando 4 euros por cada euro de gasto público. “El número de alojamientos –comentó- se ha duplicado en la última década, se ha detenido la pérdida de población en la zona y se estima en cerca de 1,3 millones de euros la actividad económica generada en la zona por los visitantes del Parc Astronòmic Montsec. Todos estos resultados preliminares apuntan a la idea de la importante contribución al desarrollo de una zona rural creada por la protección del cielo oscuro y las actividades astronómicas.”

Kai von Schauroth, del Centro astronómico La Palma ATHOS, presentó este proyecto de astronomía amateur en la Isla. “ATHOS Star Campus, situado en Las Tricias, Garafía, es una nueva y exclusiva oferta astroturística dedicada específicamente a astrónomos aficionados, astrofotógrafos y turistas que buscan disfrutar de los mejores cielos nocturnos de Europa utilizando telescopios, cámaras y equipos de vanguardia. Nuestras instalaciones están ubicadas a 900 m sobre el nivel del mar, ofrecen alojamiento asequible, plataformas de observación y un observatorio profesional totalmente equipado. Los telescopios de gama alta y los accesorios se pueden alquilar para ser utilizados en el sitio, así como en cualquier lugar de la isla.”

Susana Malón Giménez, auditora de Lumínica Ambiental y de Starlight, presentó los resultados de la renovación de iluminación exterior realizada en la Reserva y Destino Turístico Starlight Gúdar-Javalambre y en el Destino Turístico Starlight Trevinca, ejemplos ambos de buenas prácticas de iluminación exterior.

Fernando Ávila, del Instituto de Astronomía de la UNAM (México), presentó la Oficina de la Ley del Cielo de su institución creada en 2012 para ayudar a proteger el excepcional cielo oscuro de Baja California, sede del Observatorio Nacional de Astronomía en San Pedro Mártir. Compartió su experiencia sobre el trabajo realizado con los gobiernos locales y la comunidad en los últimos años.

Sensibilizar a la gente con respecto a la contaminación lumínica es un desafío y requiere campañas de concienciación. “Estamos explorando un incentivo diferente para atraer a un mayor público a través de juegos”, comentó Irene Celino, de la organización de investigación y consultoría CEFRIEL, quien presentó “Night Knights”, una aplicación para clasificar fotos de la Estación Espacial y concienciar sobre contaminación lumínica resolviendo los problemas que plantea y cuantificando el fenómeno.

Andrea Bertolo, de la Agencia Regional para la Protección del Medio Ambiente (ARPA), en Italia, presentó la situación de la contaminación lumínica y de las instalaciones de iluminación en el Véneto, en particular los ahorros energéticos conseguidos, y mostró actividades, encuestas e iniciativas llevadas a cabo desde 2010 hasta la actualidad. Entre estos, un papel central es el establecimiento de una red de monitorización del nivel de brillo del cielo nocturno, para controlar la tendencia y verificar la eficacia de la ley regional.

Notas de prensa previas del congreso "Preserving the skies": 

Ver lista completa de notas de prensa | Ver más notas de prensa del año 2017

Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.

Aceptar