Ministerio de Economía y Competitividad Gobierno de Canarias Universidad de La Laguna CSIC Centro de Excelencia Severo Ochoa

Galería de Resultados

Seleccione el año: 2017 | 2016 | 2015 | 2014 | 2013 | 2012 | 2011 | 2010 | 2009 | 2008 | 2007 | 2006 | 2005 | 2004 | 2003 |

· Ver más resultados destacados de este año.

Materia oscura, campos magnéticos y la curva de rotación de la Vía Láctea.

Autor/es: Ruiz-Granados, B.; Battaner, E.; Calvo, J.; Florido, E.; Rubiño-Martín, J. A.

Referencia: (2012), The Astrophysical Journal Letters, Volume 755, Issue 2, article id. L23 | Enlace

Nuestro mejor ajuste de la curva de rotación de la Vía Láctea. Los asteriscos representan las medidas de velocidad circular promediadas en bins, a partir de los datos observacionales de Sofue et al. (2009), junto con sus barras de error asociadas. Las distintas líneas representan la contribución de las diferentes componentes astrofísicas: bulbo, estrellas, gas, materia oscura (=ISO), y la contribución del campo magnético Galáctico (=MAG). Una descripción adecuada de la curva de rotación en las partes externas de la Galaxia sólo puede lograrse si se tiene en cuenta la contribución del campo magnético Galáctico.
Nuestro mejor ajuste de la curva de rotación de la Vía Láctea. Los asteriscos representan las medidas de velocidad circular promediadas en bins, a partir de los datos observacionales de Sofue et al. (2009), junto con sus barras de error asociadas. Las distintas líneas representan la contribución de las diferentes componentes astrofísicas: bulbo, estrellas, gas, materia oscura (=ISO), y la contribución del campo magnético Galáctico (=MAG). Una descripción adecuada de la curva de rotación en las partes externas de la Galaxia sólo puede lograrse si se tiene en cuenta la contribución del campo magnético Galáctico.

El estudio de la curva de rotación del disco a grandes distancias proporciona un herramienta muy útil  para entender si los campo magnéticos deberían considerarse como un ingrediente dinámico no despreciable. Asumiendo un bulbo, un disco exponencial para las componentes estelar y gaseosa, un halo de materia oscura y un campo magnético en el disco, ajustamos la velocidad de rotación de la Vía Láctea. En general, cuando se tiene en cuenta la contribución magnética en la dinámica, se obtiene una mejor descripción de la curva de rotación. Nuestra conclusión principal es que los campos magnéticos deberían tenerse en cuenta a la hora de estudiar la dinámica de la Vía Láctea. Campos azimutales de intensidades del orden de 2 microGauss a distancias 2 veces las solares (16 kpc) son capaces de explicar el levantamiento de la curva de rotación en la periferia del disco.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recoger información estadística y mejorar nuestra web y servicios. Si continúa navegando, acepta su instalación y uso.
Puede cambiar la configuración de su navegador para no aceptar su instalación u obtener más información en nuestra política de cookies.

Aceptar