Ministerio de Ciencia e Innovación Gobierno   de Canarias Universidad de La   Laguna CSIC

Logo del IACLogo de Cosmoeduca

Logo de Gravitación

TEXTOS COMPLEMENTARIOS

Lista de correo iac-edu

GRAVITACIÓN

RELATIVIDAD

VIAJE A MARTE

UNIVERSO

ÓPTICA

ADAPTACIONES

OTROS RECURSOS

Asociaciones Astronómicas

 

Guía de uso - Introducción - Temas principales - Textos complementarios - Experimentos - Física avanzada - Memoria - Bibliografía

icono

8. Conocimiento y análisis crítico

La gente no está evaluando correctamente la información que recibe. Nos bombardean constantemente en los medios de comunicación con información que es muy dudosa, cuando no tendenciosa o falsa. La actitud crédula proviene de que nos dicen (los gobiernos, las escuelas, las iglesias, los padres...) qué debemos pensar y qué no. Ése es el problema: nos enseñan qué pensar en lugar de enseñarnos cómo pensar.

Reflexionemos: ¿cómo podemos analizar críticamente una información? (o sea, ser escépticos en el sentido positivo de la palabra. La palabra viene del griego skeptikós y quiere decir "hay que considerar"). Lo primero es aprender a preguntarnos qué nos dicen, e intentar separar lo importante de lo que no lo es. ¿Qué me están diciendo exactamente? ¿Hay explicaciones alternativas a la que me dan? ¿Me han contado toda la historia o sólo parte de ella?

Vamos a centrarnos en las pseudociencias. Hay muchas y cada día oímos hablar de alguna (o varias) de ellas: Astrología, Percepción extrasensorial, Espiritismo, Biorritmos. Mitologías arcaicas, Cábala, Quiromancia, Tarot, Regresiones a vidas pasadas, Vida tras la muerte, Viajes astrales, OVNIS, Atlántida, Lemuria, Poder de las pirámides, Triángulo de las Bermudas, Antiguos astronautas, Mecánica cuántica esotérica, Psicología transpersonal, Teosofía, Antroposofía, Cienciología, Psicoquinesia, Monstruos (el Yeti), Fotografías de Kirlian (Auras), Meditación transcendental, Curaciones por la fe, Parapsicología, Iridoterapia, Homeopatía, Influjo de la luna, Ciencia de la Creación, Adivinación, Clarividencia... y muchas más.

¿Cómo distinguir si son verdad o no? ¿Alguien las ha examinado imparcialmente y en detalle? Contrariamente a lo que la gente piensa, las creencias en todas esas pseudociencias sí se han estudiado en detalle por científicos y psicólogos y el resultado es que ninguna creencia "paranormal" ha superado las pruebas necesarias para ser considerada aceptable científicamente. Estas pruebas son, en resumen, las seis siguientes, y forman nuestra "caja de herramientas" para analizar adecuadamente toda información importante que recibamos. Las tres primeras pruebas son imprescindibles: toda teoría buena debe superarlas. Las tres últimas son convenientes siempre, y en muchos casos también necesarias. Veremos todo ello con ejemplos.

¿Cuándo una teoría es buena?

Una buena teoría, aceptable científicamente, debe ser vulnerable, lógica y completa.

-Vulnerable: para ser buena, una teoría debe poder ser falsa. Aquí tenemos que pensar despacio porque parece un contrasentido. Decimos que una teoría es vulnerable cuando es posible proponer pruebas que demuestren que es falsa si realmente es falsa. Es un criterio muy inteligente y sofisticado; lo entenderemos con ejemplos.

Ejemplo de propuesta buena: "Los hombres viven menos de 200 años". Es buena porque, hasta donde sabemos, los hombres viven menos de 200 años, pero también porque es vulnerable: un sólo caso de hombre con más de 200 años demostraría que la propuesta es falsa.

Ejemplo de propuesta mala: "El cuarzo se emplea en cristalterapia para restablecer el balance y la armonía de la energía espiritual de una persona". Es mala porque es vaga (¿qué significa realmente "restablecer el balance y la armonía de la energía espiritual de una persona"?) Pero también es mala porque no es vulnerable, porque no podemos medir cuándo se restablece tal cosa y cuándo no. No podemos saber si la propuesta es falsa o no. Es una propuesta vacía, sin sentido.

Otro modo muy habitual de hacer teorías o propuestas que no son vulnerables (teorías que no debemos aceptar, por tanto) es respondiendo con múltiples excusas indemostrables a las evidencias que puedan hacerse contra esa teoría. Lo veremos con un ejemplo, el de los OVNIS, que seguramente todo el mundo ha oído más de una vez: Nos dicen que hay fotos de OVNIS, pero cuando los expertos que las estudian dicen que no proporcionan pruebas convincentes sobre extraterrestres, contestan que debe haber una "conspiración secreta" de los gobiernos para ocultarlas. Cuando se les contesta que por qué querrían los gobiernos ocultar algo tan importante, dicen que es para evitar un pánico colectivo, y cuando se les dice que en otros casos (p. ej. la posibilidad de que un asteroide choque con la Tierra) sí hay información sobre los programas gubernamentales de detección y prevención, dicen que, en el caso de los OVNI, los militares quieren saber qué tecnología usan los supuestos extraterrestres (pero que no lo averigüe "el enemigo"), y etc. etc. Así que, como se puede ver, acabamos agotados, pero no nos han demostrado nada. No hay que creerlos.

¿Son vulnerables las teorías científicas, por ejemplo, la teoría de la gravitación de Einstein? Sí, porque propone experimentos claros que, si hubieran fallado habrían invalidado la teoría. Hasta hoy todos los experimentos han confirmado la teoría de Einstein con una precisión asombrosa. ¿Podemos entonces decir que la teoría de la gravitación de Einstein es la teoría verdadera, es la correcta? Pues no, porque alguien podría en el futuro proponer algún nuevo experimento cuyo resultado acabara invalidando la teoría. Hasta hoy a nadie se le ha ocurrido tal experimento, así que lo que podemos decir, para ser rigurosos, es que la teoría de la gravitación de Einstein es "tentativamente verdadera". Fíjense lo prudentes que son los científicos y lo insensatos que pueden llegar a ser los llamados "paracientíficos".

-Lógica: los argumentos deben ser incontestables, es decir, deben ser argumentos válidos y con todas sus premisas verdaderas.

Ej. de argumento no válido: "Todos los perros tienen pulgas. Sultán tiene pulgas, luego Sultán es un perro" (observen, primero, que no todos los perros tienen necesariamente pulgas, y segundo, que, aunque así fuera, si existiera un sólo gato llamado Sultán que tuviera pulgas ya fallaría la propuesta).

Ej. de argumento válido pero no incontestable: "Todos los perros tienen pulgas. Sultán es un perro, luego Sultán tiene pulgas". Como hemos visto, la primera premisa no es verdadera. No es un argumento incontestable aunque sea válido. No nos sirve.

Es divertido analizar las informaciones que nos dan (y no sólo de pseudociencia) con las herramientas de la lógica.

-Completa: se deben considerar todas las evidencias, y no sólo aquéllas que apoyan lo que se propone. Obvio ¿no?... pero analicemos los argumentos de los paracientíficos y de los políticos...

En una teoría buena científicamente debemos, además, pedir:

-Honradez en los proponentes: deben estar dispuestos a aceptar que su propuesta es falsa si se demuestra que es falsa. Es honrado quien al proponer algo y tras examinar todas las evidencias, acepta la conclusión, aunque esa conclusión sea contraria a sus ideas anteriores.

Ej. de falta de honradez: Cita de un parapsicólogo: "Tras numerosos intentos de confirmar sin éxito un resultado positivo inicial del fenómeno psi, concluímos que psi debe ser un fenómeno esquivo". Lo honrado sería decir que lo más probable es que el primer resultado positivo fuera una mera coincidencia.

-Repetitividad: en los resultados. Es un seguro contra fraudes, errores y coincidencias.

Ej. de repetitividad: dejen caer una cosa al suelo. La gravedad funciona ¿verdad?

Ej. de no repetitividad: el famoso buscador de personas Gerard Croiset hizo miles de predicciones en sus cuarenta años de carrera ("adivinaba" dónde encontrar a los desaparecidos). La mayoría resultaron ser predicciones vagas, erróneas o simplemente falsas. Alguna resultó ser un "logro espectacular" pero explicable, por azar, entre los miles de intentos realizados.

-Suficiencia: proposiciones extraordinarias requieren evidencias extraordinarias. Quien propone algo importante es quien tiene que demostrarlo con pruebas convincentes.

Ej. de una propuesta poco importante: "Mi suegra dice que quizá vaya a llover hoy". Bueno, no exijamos muchas pruebas para esto.

Ej. de una propuesta extraordinaria: "Mi suegra dice que ha visto un extraterrestre en el patio, pero que ya se ha ido en su OVNI". Saber si hay vida extraterrestre es muy importante. Exijamos pruebas suficientes.

Ej. de un argumento muy habitual entre los defensores de los OVNIS: "Dado que algunos de los casos de OVNIS no se ha podido probar que sean falsos, implica que son verdaderos, que los OVNIS son naves extraterrestres". Fíjense que el argumento es doblemente malo: por un lado son ellos, los proponentes de los OVNIS, quienes tienen que demostrar con pruebas convincentes que los OVNIS existen y que son extraterrestres y no los demás los que tenemos que demostrar que todos los casos son falsos. Por otro lado, no vale con que aporten pruebas negativas ("como no se me ocurre otra explicación tiene que ser que...") o de poco peso. Tienen que aportar pruebas a la altura de lo que se propone.

El resumen importante que debemos recordar es que ninguna creencia "paranormal" ha superado las pruebas anteriores y ninguna puede ser considerada aceptable científicamente.

Pero... ¿funcionan las pseudociencias o no?

Sin embargo, pueden decirnos: "muy bien, acepto que no hay una buena teoría para explicar (por ejemplo) la astrología. Pero los científicos dicen que ellos tampoco tienen aún la teoría verdadera para la gravedad, así que ¿por qué no aceptar la astrología?" La respuesta es que las teorías cientifícas funcionan (explican la realidad) y las pseudociencias no funcionan. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que, aún sin saber cómo o por qué funciona algo, podemos saber si funciona o no. Por ejemplo: mucha gente no tiene ni idea de cómo funciona internamente un CD o una televisión. Sin embargo pueden comprobar con un experimento muy simple (enchufándolo) si funciona o no. Nadie aceptaría comprar un CD que no funcionara (aunque no tenga ni idea de cómo funciona).

Las pseudociencias no funcionan. Hay cientos de estudios sobre esto (¿funciona la telepatía, la telekinesia, la percepción extrasensorial, etc?) y los resultados han sido siempre negativos. Pero no hace falta explicarlos en detalle uno a uno a los alumnos, ni entrar en polémicas con los paracientíficos. La gente se convence cuando sabe que hay un premio de un millón de dólares (donado por la fundación Randi en 1996; http://www.randi.org/) para el primero que demuestre que alguna de esas pseudociencias funciona (aunque no supiera nadie por qué funciona). Hay cola para presentarse, pero el premio está desierto desde que se ofreció.