Ministerio de Ciencia e Innovación Gobierno   de Canarias Universidad de La   Laguna CSIC

Logo del IACLogo de Cosmoeduca

Icono de Diseña un viaje a Marte

Lista de correo iac-edu

GRAVITACIÓN

RELATIVIDAD

VIAJE A MARTE

UNIVERSO

ÓPTICA

ADAPTACIONES

OTROS RECURSOS

Asociaciones Astronómica

 

Guía de uso - Charla - Apartados - Anexos y actividades - Celestia - Objetivos y fichas - Memoria - Bibliografía

CONTENIDO

7. Marte y la Tierra

Tras miles de años de minuciosas observaciones y cálculos, el hombre ha sido capaz de enviar naves espaciales al puntito rojo que parece moverse caóticamente en el cielo nocturno. Hoy hemos superado la natural superstición de los antiguos dando paso al estudio científico de Marte. Gracias a ello hemos descubierto un mundo fascinante, muy parecido a la Tierra en términos globales pero también muy diferente en otros aspectos.

Marte se parece bastante a la Tierra, aunque no es exactamente igual. La masa de Marte es la décima parte de la de la Tierra, y su tamaño es la mitad. Por este motivo, la gravedad superficial es menor que en la Tierra: sólo 3,7 m/s2 en lugar de 9,8 m/s2. En Marte pesarías la mitad que en la Tierra. Esta diferencia en la gravedad es también la causa de que en Marte la velocidad de escape sea más baja, por ello es más fácil que Marte pierda su atmósfera (y sus piedras tras un impacto).

Composición y estructura

El interior de Marte, al igual que el de la Tierra, se divide en núcleo, manto y corteza. Su núcleo podría estar formado por roca sólida y hierro, pero no en estado líquido, pues la sonda Mariner 4 no detectó campo magnético. No obstante, la sonda Mars Global Surveyor descubrió que en el pasado Marte tuvo un campo magnético. Esto sugiere que su núcleo estuvo fundido. En la Tierra, la parte exterior del núcleo está fundida y actúa como una dínamo, generando el campo magnético terrestre. Un núcleo caliente está relacionado con la actividad interna de un planeta y esta a su vez con la existencia de agua líquida.

Mientras que en la atmósfera terrestre dominan las moléculas de nitrógeno y oxígeno (un 98% del total), la composición de la atmósfera marciana está dominada por dióxido de carbono (un 95% del total). En ambos planetas, la cantidad de vapor de agua es pequeña (un 1% en la Tierra y un 0,006% en Marte).

A primera vista, la diferencia entre la abundancia de CO2 en la Tierra y en Marte es enorme. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayor parte del CO2 terrestre se encuentra disuelto en el agua de los océanos o en forma de carbonatos. Cuando se consideran todas estas contribuciones, la abundancia de CO2 en la Tierra es prácticamente igual a la de Marte

Anexo relacionado: El pasado magnético de Marte