Ir a página principal

 


Imagen 1

Observar el Sol sin mirar al Sol
María C. Anguita (IAC)

Aviso: El profesorado deberá estar informado sobre los peligros derivados de la observación del Sol y avisará de los mismos tanto a los alumnos como a sus padres.

Como mirar al Sol es muy peligroso, proponemos una forma sencilla y segura de observar el Sol sin mirarlo directamente. Vamos a utilizar el método clásico de proyección del Sol sobre una hoja de papel blanca (Imagen 1).

¡Cuantos más orificios hagamos en la cartulina negra más soles se proyectarán!


Imagen 2

Iniciaremos la actividad unos minutos antes de que la Luna comience a tapar al Sol.

Se puede pedir a los alumnos que observen las variaciones sobre el papel y que las dibujen en su cuaderno anotando la hora. El profesor podrá informarles de las horas de comienzo y final del eclipse, así como de la hora y duración de la totalidad o anularidad si fuera el caso o pedir que ellos mismos las identifiquen.

Si los alumnos son pequeños, será el profesor el único que utilice la aguja o alfiler para preparar el material. Si los alumnos son de Secundaria, se puede mejorar este método oscureciendo más el área donde se proyecta la imagen del Sol. Para oscurecer esta área, podemos utilizar un simple tubo de cartón.


Imagen 3

MATERIALES NECESARIOS

  • Una cartulina negra
  • Una hoja o cartulina blanca
  • Un alfiler o aguja
  • El tubo interior de un rollo de papel higiénico (opcional)
  • Un cuaderno y un lápiz para anotar tus observaciones

1. Haz un pequeño agujero en la cartulina negra (prueba con orificios de distintos tamaños aunque, cuanto más pequeño, mejor resolución tendrá la imagen).
2. Sitúa el tubo perpendicular a la hoja blanca iluminada por el Sol.
3. Orienta la cartulina negra hasta ver la imagen proyectada del Sol en el interior del tubo (Imagen 3).

OTRAS VARIACIONES: utilizando una habitación fácil de oscurecer
Si haces esta actividad en el interior de una habitación, podrás oscurecer más aún el área donde se proyecta la imagen del Sol ganando en contraste. Si consigues oscurecer mucho la habitación de forma que sólo entren los rayos del Sol por el orificio de tu cartulina, tendrás una cámara oscura perfecta y, si la habitación es blanca, quizá puedas conseguir que la imagen del Sol se proyecte en una de sus paredes, todo es probar...¡suerte!

Imágenes: Inés Bonet (IAC), María C. Anguita (IAC)

Envía tus comentarios