Sede O.Roque Ir a Investigación Astrofísica Ir a Desarrollo Tecnológico Ir a Formación Ir a Administración Ir a Difusión Cultural ÍNDICE

MAPA WEB

Portada O.Teide Investigación Tecnología Formación Administración Difusión BUSCADOR

Contacta

Ir a página principal de I@C noticias

LA TERCERA CULTURA

ESPECIAL 1999

 Fue el propio C.P. Snow quien en una segunda edición de su conocida obra «Las dos culturas» añadió un ensayo en el que sugería con optimismo que una «tercera cultura» emergería y llenaría el vacío de comunicación entre los intelectuales de letras y los científicos. Lo cuenta John Brockman, editor del libro «La tercera cultura. Más allá de la Revolución Científica». ¿Qué piensa de este fenómeno de la «tercera cultura»? ¿De qué modo cree usted que pueden unificarse la cultura científico-tecnológica y la cultura en general para conformar verdaderamente esa «tercera cultura»?

J. BECHTOLD:

"No me preocupa el desfase que pueda haber entre los intelectuales de ciencias y los de letras. Lo que sí me preocupa en los Estados Unidos son los miembros de la "derecha religiosa" que se oponen a que se enseñe en los colegios la teoría darwiniana de la evolución de las especies y, más recientemente, la cosmología del Big Bang. Es muy difícil imaginarse cómo poder acceder a esta gente; es algo muy desalentador, porque es evidente que han rechazado tajantemente el método científico como vía legítima de progresar en el conocimiento. Son fuertes en la política y, desgraciadamente, tienen una enorme influencia en la vida pública."

G. BRUZUAL:

"No es una pregunta trivial. No es sólo cuestión de que los científicos estén informados de temas culturales y que los artistas lo estén sobre ciencia. En general, a los científicos no les gusta dedicar su tiempo a demostrar o a explicar sus conocimientos a la gente. Por otra parte, el arte, la música, la literatura y otras facetas de la cultura no necesitan explicación: son sencillamente obras maravillosas que podemos disfrutar y admirar, o pueden disgustarnos, incluso si no tenemos ni idea de cómo se hicieron. Sólo requieren sensibilidad artística, algo inherente a todo (o casi todo) ser humano. Sólo con hacer a alguien escuchar la novena sinfonía de Beethoven podemos hacerle comprender en qué consiste la música. Sin embargo, me cuesta imaginarme cómo explicarle a alguien en una hora en qué consiste la Astronomía o cualquier otra ciencia. Quizá en el Renacimiento se estuvo más cerca de esta visión intelectual global, en una época en que gente como Leonardo da Vinci eran artistas y científicos a la vez. No obstante, pienso que nuestro concepto del conocimiento, el aprendizaje, la enseñanza y la educación en general están cambiando. Hoy científicos e intelectuales saben navegar por Internet. Quizá esta revolución en la informática y en la tecnología de la información cambien tanto la forma en que vemos, hacemos y pensamos las cosas que cualquiera pueda ser científico o artista simplemente haciendo ‘click’ con el ratón. El mundo será más uniforme y aburrido y quizá se redefina el concepto de talento. Una vez más, como dije más arriba, esta cuestión solo afecta a una minoría insignificante de la población mundial."

M. DICKINSON:

"Me gustaría ser optimista al respecto, pero, al menos en los EEUU, veo a veces lo que parece ser un creciente abismo y compartimentalización entre las culturas tecnológica, científica, artística y popular. El sistema educativo actual no educa a todos por igual (seguramente quizá no lo haya hecho nunca!) y parece recalcar cada vez más la división y la especialización."

R. ELLIS:

"Hace poco se celebró en el Reino Unido un debate precisamente sobre este tema entre un grupo de personajes destacados; gozó de mucha publicidad en la prensa nacional. Los argumentos me resultaron bastante artificiales y francamente irrelevantes. Más bien pareció una excusa para entablar un debate intelectual en lugar de hacerlo con un fin determinado. En todos nosotros hay un artista y un científico con grados distintos de combinación, así que, ¿qué necesidad tenemos de definir algo nuevo que aglutine esas características?"

A. FRANCESCHINI:

"Sólo puedo expresar mi punto de vista personal acerca de las relaciones entre las ciencias y las letras. He de decir que me encantan muchas de las facetas de las letras (pintura, música clásica, arquitectura) y, por supuesto, me encanta también mi trabajo en Astronomía. Pero no veo muchos puntos en común entre los dos... Básicamente porque el objetivo de estas perspectivas de la cultura son opuestos: las letras profundizan en la mente y tratan de extraer de ellas la belleza; las ciencias exploran el Universo exterior al ser humano para conocerlo y conquistarlo.

La belleza artística se construye sobre reglas misteriosas escritas en la mente y en el alma, es una comunicación basada en esas reglas. La ciencia y la tecnología se basan en reglas absolutamente distintas: las leyes físicas que rigen el Universo exterior. En realidad no veo que tengan mucho en común, aparte del hecho de que algunas imágenes espectaculares del HST (por ejemplo, las de nebulosas galácticas) pudieran ser cuadros de extraordinaria belleza. Un ejemplo para aclarar mi planteamiento: los esfuerzos para sintetizar música a base de algoritmos analógicos y metemáticos no dieron resultados significativos, hasta la música pop sufrió seriamente los efectos de la aplicación de los ordenadores."

K. FREEMAN:

"Abordando la cuestión desde el punto de vista de la Ciencia, más que de la Tecnología, no pienso que la división sea tan grande. Quizá esta perspectiva sea muy austera, pero creo que los intelectuales de letras y de ciencias están ahí para iluminar sus respectivas disciplinas, en un caso la condición humana y en el otro el entorno en el sentido más amplio de la palabra. Le comenté a una amiga pintora esta idea y le pareció curiosa: a ella simplemente le gusta pintar. A lo mejor tenía que habérselo preguntado a un escritor. En cualquier caso, a mi modo de ver tenemos un montón de cosas en común. Incluso la forma de abordar las cosas no es siempre tan distinta, hay mucho de intuición informada en la práctica de las ciencias físicas."

S. RAWLINGS:

"Mi visión de la ‘tercera cultura’ se parece mucho a la de la ‘tercera vía’, un fenómeno reciente que se da en la política británica: las dos son frases biensonantes pero no estoy seguro de que tal y como están las cosas ninguna de las dos tenga mucho fundamento.

Lo curioso de C.P. Snow es que fue un científico que se dedicó a escribir novelas. En la literatura moderna, especialmente la escrita por novelistas británicos jóvenes o de mediana edad, es frecuente inventar personajes situados en contextos científicos o utilizar alegorías científicas, a menudo astrofísicas. ¿Son esto incursiones en la ‘tercera cultura’? Si es así, parece estar bastante lejos de florecer. En realidad, no veo mayor división entre la investigación, por ejemplo, en Astronomía e Historia que la que pueda haber entre Física Experimental y Matemáticas. Las técnicas pueden ser distintas, pero la búsqueda del modo en que las cosas encajan en la Naturaleza es un denominador común a todas las disciplinas académicas. Reunir el conocimiento y la capacidad necesarios para situarse a la vanguardia de la investigación en cualquier tema lleva mucho tiempo, de modo que hay que ser realmente excepcional para dominar más de uno a lo largo de la vida. Quizá ‘la información’ crece a tal ritmo que los eruditos son ya algo del pasado, y es posible que seamos testigos de una diversificación más que una unificación de las culturas intelectuales."

S. WHITE:

"No veo ninguna evidencia clara de la existencia de tal cultura ‘puente’ en la sociedad actual. Es cierto que hay ahora una cultura tecnológica importante, especialmente notable en la tecnología de las comunicaciones y de la información, lo cual no es ni científico ni artístico en el sentido en que lo entendería C.P. Snow. Quizá incluso podríamos decir que se trata de una cultura en absoluto intelectual. A mi modo de ver, cada una de estas tres culturas sigue utilizando los productos de las otras sin que haya realmente un entendimiento mutuo entre ellas. Me da la impresión de que la sociedad se ha ido compartimentalizando cada vez más desde la época de Snow.".

4azulmari.gif (1046 bytes)

ESPECIAL 1999

4azulmari.gif (1046 bytes)

Ir a página principal de I@C noticias
4azulmari.gif (1046 bytes)

Envía tus comentarios

© IAC

Sede O.Roque Ir a Investigación Astrofísica Ir a Desarrollo Tecnológico Ir a Formación Ir a Administración Ir a Difusión Cultural ÍNDICE

MAPA WEB

Portada O.Teide Investigación Tecnología Formación Administración Difusión BUSCADOR

Contacta