Cuando el universo pisó el acelerador