El GTC observa la infancia de alguna de las galaxias más masivas del universo