Ensayan con la Tierra una nueva técnica para determinar indicios de vida en otros planetas