Investigadores del IAC hallan la primera prueba de la posible existencia de grafeno en el espacio