Las galaxias también cambian por dentro