Observaciones con el GTC de dos enanas blancas ponen a prueba la teoría de la relatividad de Einstein