Una pareja de viejas estrellas, responsable de moldear la espectacular forma de una nebulosa planetariaLa investigación aparece publicada en el último número de ‘Science’