El GTC en manos de un astrónomo aficionado por primera vez