Kepler aporta nuevos datos sobre las estrellas más masivas que el Sol