La coordinadora del proyecto Lucía González Cuesta durante las actividades en Berducedo. Crédito: Belén García Hidalgo