Astroféminas

  • Antonia Ferrín en su despacho del Observatorio de Santiago de Compostela. Crédito: Consello da Cultura Galega.
    Las pioneras de la Astronomía española

    Durante la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer” Virgina Woolf En este artículo recordamos a las pioneras españolas en Astronomía, grandes desconocidas que introdujeron en nuestro país esta ciencia apasionante y que inspiraron varias generaciones posteriores de astrónomas. La astrónoma árabe Cuenta la leyenda que el astrónomo, filósofo y matemático árabe de origen madrileño, Maslama al-Mayriti, tenía una hija también astrónoma llamada Fátima de Madrid. Ambos vivieron durante los siglos X-XI en Córdoba, conocida en la época como la “perla del mundo” y trabajaron en la edición y

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  • Henrietta, la sexta comenzando por la derecha, durante un representación teatral con sus compañeros y compañeras del Observatorio de Harvard en 1929. Crédito: Harvard College Observatory (HCO).
    Las Cefeidas de Henrietta (II)

    Swan Leavitt no fue la única Henrietta que se interesó por las estrellas variables y, en particular, las Cefeidas. Algunos años después de la muerte de la primera Henrietta, otro cisne descendió[1] en el grupo de las computadoras de Harvard. Henrietta Hill Swope nació en 1902 en Estados Unidos en una familia culta y con recursos económicos. Su padre, Gerard Swope, había estudiado ingeniería en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, en sus siglas en inglés) y se convertiría más tarde en el presidente de la compañía General Electric. También, su madre, Mary Dayton Hill, había cursado

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  • Retrato de Henrietta “Cisne” Leavitt. Crédito: Harvard College Observatory (HCO).
    Las Cefeidas de Henrietta (I)

    En un artículo anterior hablábamos sobre Williamina Fleming, primera integrante del grupo de mujeres altamente cualificadas conocidas como las “Computadoras de Harvard”, que fueron contratadas por el director del Observatorio de Harvard – E. Pickering – para analizar su creciente colección de placas fotográficas. Una de las científicas más brillante de este singular grupo fue Henrietta Swan Leavitt, cuyas observaciones fueron cruciales para trabajos posteriores de astrónomos como E. Hubble o E. Hertzprung, y sentaron las bases de la Astrofísica Extragaláctica y la Cosmología. Estudiando un

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  •  Katherine Johnson en su puesto de trabajo en el Centro de Investigación de Langley, en 1966. Crédito: NASA.
    Katherine Johnson: la mujer que llevó al hombre a la Luna

    Katherine Coleman Goble Johnson, nació en una pequeña localidad del estado de Virgina del Este en Estados Unidos en 1918 y desde muy pequeña demostró habilidades extraordinarias para la geometría, el cálculo y las matemáticas en general. A los 14 años ya cursaba estudios universitarios en el West Virginia State College, conocido por contar entre su profesorado con varios de los primeros afroamericanos en seguir carreras y doctorados en ciencias en Estados Unidos. Una de sus mentoras fue precisamente Angie Turner King, una de las primeras mujeres negras en graduarse en química y matemáticas y

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  • Margaret Burbidge. Crédito: Miguel Briganty (IAC)
    Margaret Burbidge, más de cien años mirando al cielo

    La Carta de Baltimore de 1992 sobre el papel que debían desempeñar las mujeres en Astronomía comenzaba con un antiguo proverbio chino que dice Women hold up half the sky: "Las mujeres sostienen la mitad del cielo", una máxima que la astrónoma Margaret Burbidge, que hubiera cumplido 101 años, recordaba haber oído por primera vez en una visita a los observatorios astronómicos de la República Popular China. En aquella ocasión, fue la única mujer astrónomo del grupo, como también en el encuentro “Key Problems in Astronomy”, celebrado en 1995 en Tenerife, que reunió a grandes maestros de la

    María Carmen del
    Puerto Varela
    Fecha de publicación
  • Williamina Fleming, descubridora de la primera enana blanca y la nebulosa de la Cabeza de Caballo, analizando placas fotográficas. (Crédito: Harvard College Observatory)
    La meteórica carrera de Williamina Fleming

    Hablamos en el artículo anterior de la exclusión horizontal de las mujeres en la ciencia, debida, principalmente, a los estereotipos de género que persisten en nuestra sociedad y que alejan a las jóvenes de las carreras científicas. Existe otro tipo de exclusión llamada vertical, que produce un desequilibrio en el número de mujeres en las posiciones de responsabilidad. Como muestra la figura 1, la fracción de mujeres en los distintos niveles, desde que entran como estudiantes hasta las categorías más altas, cae abruptamente según se asciende en la escala investigadora. Es el denominado techo

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  • Vera Rubin no ganó el premio Nobel, pero sí numerosos premios de prestigio, incluida la Medalla Nacional de la Ciencia de Estados Unidos en 1993. Crédito: Instituto Carnegie.
    Vera Rubin, una vida entre galaxias (II)

    Me convertí en astrónoma porque no podía imaginar vivir en la Tierra y no intentar entender como funciona el Universo. - Vera Rubin En el artículo anterior hablábamos del gran descubrimiento que realizó Vera Rubin: la detección indirecta de la materia oscura, de la que se estima que existe hasta 5 veces más cantidad que de materia ordinaria. Comentábamos, además, la gran relevancia de su trabajo, que constituyó la base para ramas enteras de la astrofísica actual. En este contexto, es difícil aceptar que Vera Rubin nunca ganara el premio Nobel de Física, a pesar de estar en las quinielas

    Fecha de publicación
  • Vera Rubin trabajando en el observatorio Kitt Peak en Arizona, Estados Unidos. Crédito NOAO.
    Vera Rubin, una vida entre galaxias (I)

    Las mujeres sostienen la mitad del cielo - Proverbio chino En el año 1980, Vera Rubin publicaba, junto a sus colaboradores del Instituto Carnegie de Washington, un artículo fundamental para la historia de la Astrofísica. En él presentaba las curvas de rotación de un grupo de 21 galaxias espirales obtenidas a partir de datos espectroscópicos [1]. Se llama curva de rotación a la representación gráfica de la velocidad de rotación de una galaxia espiral en función de la distancia R a su núcleo. Si conocemos la variación de esta velocidad con R, podemos estimar cómo está distribuida la masa en la

    Sandra
    Benítez Herrera
    Fecha de publicación
  • Jocelyn Bell Burnell junto al radiotelescopio que construyó. Cortesía de Martin Burnell
    Jocelyn Bell Burnell, la mujer que descubrió los púlsares

    Cuando Jocelyn Bell Burnell suspendió un importante examen a la edad de 11 años no esperaba convertirse en una de las figuras más relevantes de la astronomía. Cuando comenzó a trabajar en su tesis doctoral tampoco esperaba descubrir una especie de estrella hasta entonces desconocida. La de Jocelyn Bell es una historia protagonizada por la serendipia, la perseverancia, el “síndrome del impostor” y los “hombrecillos verdes”. En honor a su carrera, esta investigadora tendrá su propia Estrella en el Paseo de la Ciencia de La Palma. Se une así al homenaje que la Isla rinde a notables figuras

    Lara Escobar
    Fecha de publicación
  • Chatea con una Astrónoma
    Astrofísica en femenino

    ¡Bienvenidos a febrero! Mes corto pero intenso… especialmente si eres científica. En diciembre de 2015 la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 11 de febrero como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en Ciencia para “alentar y apoyar a las niñas y las mujeres a explotar todo su potencial como investigadoras científicas e innovadoras”. Solo tres años han pasado desde esa decisión y ya hoy en día la perspectiva del 11 de febrero moviliza a un gran número de investigadoras. Es sin duda el mayor festival científico internacional pues gracias al intenso esfuerzo de muchas

    Fecha de publicación
  • Cecilia Payne-Gaposchkin. Crédito: Harvard University College.
    Un hito en la Física del siglo XX

    El legado de Cecilia Payne-Gaposchkin Trabaja con amor, acepta lo inesperado, no dejes que nadie más tome decisiones intelectuales por ti y permanece siempre en contacto directo con la fuente. (Cecile Payne-Gaposchkin) Después de que en 1987 Joseph Thomson relevara experimentalmente la existencia del “átomo de electricidad” (más tarde llamado “electrón” por George Stoney) y de que el experimento de Ernest Rutherford en 1912 hubiera arrojado nueva luz sobre la estructura del átomo, los dos mayores problemas que tenían intrigados a los físicos atómicos eran, por un lado, la estabilidad de los

    Alejandra
    Rueda Moral
    Lucio Crivellari
    Fecha de publicación
  • Las “Computadoras de Harvard” trabajando en la observación, cálculo y registro de los datos recogidos en las placas fotográficas celestes. Crédito: Harvard University College.
    Las “Computadoras de Harvard” en la Vía Láctea

    Hay quien sostiene que, cuando el director del Observatorio de la Universidad de Harvard, Edward Pickering, seleccionó a un equipo de mujeres para analizar placas fotográficas del cielo nocturno, quizás estuviera más motivado por sacar el máximo rendimiento a su presupuesto que por ofrecer a sus empleadas un trabajo acorde con su valía. Antes de que se inventasen los ordenadores, los datos que se obtenían de las observaciones del cielo nocturno se analizaban manualmente. Las personas que realizaban esos cálculos eran conocidas como “computadoras”. Si por el contrario se dedicaban solamente a

    Alejandra
    Rueda Moral
    Fecha de publicación
  • Henrietta Swan Leavitt, a la derecha, acompañada de Annie Jump Cannon. Crédito: Harvard College Observatory.‬‬
    Día Internacional de las Mujeres

    “Mi querida Henrietta, que estás en los cielos…” Mi querida Henrietta, que estás en los cielos, seguro que del Hemisferio Sur, entre las estrellas Cefeidas de las Nubes de Magallanes, aquellas que tanto analizaste sin llegar a verlas directamente con telescopios. Te enamoraste de puntos negros en frías placas fotográficas sabiendo que en realidad eran grandes soles. También sabías de sus secretos. Cuando ya habías perdido el oído, te dejaste la vista en ellos para la gloria de algunos hombres. Espero que la otra vida te trate mejor que la primera, que puedas escuchar la música que tanto

    María Carmen del
    Puerto Varela
    Fecha de publicación
  • By M. F. Tielemanm – Between pages 114 and 115 of Agnes Clerke’s The Herschels and Modern Astronomy (1895), Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4671524
    Caroline Lucretia Herschel, una astrónoma del siglo XIX con medalla de oro

    El esfuerzo en el deporte tiene su recompensa y se colma de medallas; también en el campo de la ciencia, aunque no siempre si se trata de mujeres Hoy comienza la 15ª edición de los Juegos Paralímpicos en Río de Janeiro, con una participación de 4.350 deportistas (2.700 hombres y 1.650 mujeres) y con retos que conllevan un esfuerzo y compromiso hacia una meta única. Muchos y muchas lograrán subir al podio, como lo hicieron los deportistas españoles en los pasados Juegos Olímpicos, con un total de 17 medallas: ocho para ellos y nueve para ellas. En ciencia también se dan medallas, aunque no es

    Fecha de publicación
  • Fräulein Noether fue el genio matemático más creativo e importante desde que comenzó la educación superior de las mujeres. WIKIPEDIA
    En un universo en expansión, la energía no se conserva

    La matemática Emmy Noether demostró a principios del siglo XX que la conservación de la energía sólo se cumple si las leyes de la Física que empleamos son independientes del tiempo. Invierno de 1915, Göttingen (Alemania), la Primera Gran Guerra asola Europa, arrasando ciudades, cortando centenarias rutas de suministros y generando un odio inconcebible hasta el momento. Entre todo el caos y destrucción imperante, alguien permanece ajeno a la situación que le rodea. Su mente divaga en torno a las extrañas ecuaciones garabateadas sobre un sinfín de papeles dispersos. Emmy Noether, sentada ante

    Fecha de publicación
  • “Williamina Fleming hacia 1890 junto al sector de la placa, de 1888, en la que por primera vez identificó la nebulosa Cabeza de Caballo y una toma reciente del mismo campo (grupo de astrofotografía del IAC, 2012)”
    "Hasta mi criada lo haría mejor"

    La escocesa Williamina Fleming, empleada en la casa del director del Observatorio de Harvard, terminó siendo una pieza clave en la aparición de la Astrofísica. “¡Hasta mi criada haría un trabajo mejor!”, pero el profesor Pickering jugaba con las cartas marcadas cuando les lanzó estas palabras de “ánimo” a sus ayudantes en Harvard. Delante de ellos se acumulaban las placas fotográficas con los espectros estelares más detallados captados hasta la fecha. Las primeras placas de una enorme serie que, a la postre, estará llamada a ser la llave con la que la vieja Astronomía dará paso a una ciencia

    Julio Alberto
    Castro Almazán
    Fecha de publicación